Seleccionar página
Por Lucas Cifuentes Espinoza / 03.11.2019
Documentos de Carabineros, liberados por hackers y corroborados por la Institución a Ciper y T13, revelan qué ciertas organizaciones estaban en la mira de la policía durante los preparativos para la reuniones internacionales. En los archivos, aseguran que ciertas organizaciones representaban un riesgo en “nivel medio” para la actividad presidencial, que daba inicio a la “cuenta regresiva COP25”.

Las aspiraciones del presidente Sebastián Piñera de reafirmar su liderazgo internacional fracasaron abruptamente cuando estalló la “primavera chilena”. La comunidad internacional clavó sus ojos en las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por agentes del Estado, y comenzó a sentirse incómoda con la idea de asistir a la APEC y la COP25. De hecho, 40 eurodiputados rechazaron que Chile fuese anfitrión y Valdimir Putin se marcó ausente silenciosamente.

Entonces, a Piñera no le quedó otra opción que cancelar las reuniones que tanto esperaba. Y realmente las esperaba muchísimo. Al menos, así lo demuestra la inteligencia policial, que se preparaba anticipadamente para cumplir de manera eficiente.

De hecho, un instructivo de Carabineros, que fue liberado por una de las filtraciones masivas de documentos de las que ha sido objeto la institución, señala paso a paso cómo debía vestirse cada uniformado durante el desarrollo del evento “Inicio cuenta regresiva COP25”: gorra de servicio, pantalón uniforme recto y chaleco antibala, eran algunas de las prendas obligatorias que exponía una rudimentaria presentación.

Según el documento de inteligencia, en ese evento iba a participar el presidente Sebastián Piñera para el cual se desplegó un contingente de seguridad. Era el inicio de los preparativo para la conferencia internacional, aunque no solo eso.

De acuerdo a la información presente en el documento de inteligencia,  titulado “actividad presidencial 118” ,  Carabineros identificó a aquellos grupos que podían representar un riesgo para el desarrollo del “Inicio cuenta regresiva COP25” y, por ende, para el desarrollo de la conferencia en diciembre.

El documento asegura que al momento de confeccionar el “Informe de Riesgo”, no habían amenazas directas a la actividad, sin embargo, debían tener presentes algunos conflictos sociales que se encontraban activos. Estos son catalogados de riesgo “medio” y se dividen en el ámbito poblacional, estudiantil, ecológico, anarquismo-subversión, laboral y Agenda Pública.

Es decir, la inteligencia de Carabineros apuntaba directamente hacia distintas organizaciones y sectores de la población, que eventualmente podrían constituir un riesgo para el desarrollo de la actividad.

El Movimiento de Pobladores en Lucha (MPL), junto a la Federación de Pobladores FENAPO, vinculadas, según carabineros, al concejal  Lautaro Guanca, son dos de las organizaciones que se mencionan en el documento bajo el “ámbito poblacional”. Este es un movimiento que nació en 2006 en Peñalolén, y que ha desarrollado su trabajo en torno a la lucha por una vivienda digna.

También son mencionados los “liceos emblemáticos de Santiago y Providencia en el ámbito estudiantil”. Estos liceos podrían corresponder a:  el Instituto Nacional, Manuel Barros Borgoño, Carmela Carvajal, Liceo N°1 Javiera Carrera, Internado Nacional Barros Arana, Liceo de Aplicación, Liceo José Victorino Lastarria, Confederación Suiza, Liceo Darío Salas, entre otros. Es importante destacar que la mayoría de estos liceos han participado activamente en las manifestaciones estudiantiles, siendo de los más afectados por la violencia policial.

En una línea similar aparecen los “grupos antisistémicos” (ámbito anarquismo-subversión), que según la inteligencia policial se encuentran insertos en universidades y liceos emblemáticos. Por otra parte, las agrupaciones ambientalistas “Fridays For Future Santiago” y “Extinction Rebellion Chile (XR CHILE)”, vinculados a Rafael Lepeley y Saúl Varga -ámbito ecológico-.

Son mencionados también la Asociación de Guardias de Seguridad de Chile, la Central Unitaria de Trabajadores (identificando en mayúsculas a Bárbara Figueora) -por convocatorias a manifestarse- dentro del ámbito laboral y las  Agrupaciones Sociales y de DD.HH, en el ámbito Agenda Pública, por la conmemoración del 11 de septiembre.

Pese a las alarmas levantadas por Carabineros, el día del “Inicio cuenta regresiva COP25”, Piñera presentó tranquilamente la Agenda Ciudadana de Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático Chile. Por supuesto, ni él ni Carabineros anticiparon que un mes después la agitación social complicaría la agenda del presidente, quien se vio obligado a cancelar la APEC y la COP25, en vista de la presión internacional y las exigencias de la ciudadanía chilena.

Otro documento, del que no se registra fecha, aunque se presupone es más reciente, demuestra que Carabineros puso la lupa sobre una convocatoria encabezada por el Movimiento por el Agua y los Territorios,  que invitaba a participar de una “JORNADA DE PROPAGANDA ANTI COP25 Y APEC”.

se remiten los antecedentes detectados, con el objeto de que sean de material de análisis, evaluación, seguimiento y eventual proyección por parte del ámbito respectivo“, concluye.

Texto original aquí: https://www.eldesconcierto.cl/2019/11/03/pacoleaks-las-organizaciones-que-acechaba-carabineros-ad-portas-de-la-cop25/